oei logo

Organización de Estados Iberoamericanos
para la Educación, la Ciencia y la Cultura

Un currículo científico para estudiantes de 11 a 14 años

Juana Nieda y Beatriz Macedo

Coedición
OEI - Unesco, Santiago, Chile

"Sea cual sea el currículo y sea cual sea su grado de pertinencia, algunos estudiantes lo seguirán mejor que otros. La cuestión es que sea lo que sea lo que los estudiantes se lleven consigo deberá ser verdaderamente útil por derecho propio". -Claxton-
Agotado, consultable en la Biblioteca Virtual de la OEI.

PRESENTACIÓN

Este documento está motivado por la necesidad de asegurar una presencia adecuada de la enseñanza de las ciencias en los tramos educativos anteriores al bachillerato.

En este momento se observa una preocupación creciente en nuestros países por proporcionar una educación científica a edades tempranas, especialmente en el tramo educativo de 11-14 años, que en muchos casos supone la terminación de la enseñanza obligatoria o la ocasión de seguir estudiando ciencias.

La enseñanza de las ciencias juega a estas edades un importante papel en el desarrollo del pensamiento lógico, en la adquisición de contenidos relevantes para la vida, en la práctica de actitudes flexibles y críticas y ,en definitiva, colabora a que los estudiantes estén mejor preparados para afrontar los desafíos de una sociedad en continuo cambio, que les exige tomar decisiones fundamentadas. Actualmente la tendencia existente en los currículos científicos de este tramo etario es la de incluir, simplificadas, las mismas propuestas de los cursos superiores y parece necesario establecer alternativas específicas que contemplen las características especiales de estos alumnos.

El objetivo fundamental de este estudio es proponer algunas sugerencias para el diseño de un currículo científico fundamentado y adecuado para los estudiantes de 11 a 14 años, en un tramo educativo que consideramos de fundamental importancia. Se trata de un documento abierto, que pretende contribuir a la reflexión mediante la presentación de criterios que orienten las decisiones curriculares; podrán ser tenidos en cuenta por los diferentes países según sus necesidades y en función de sus distintos contextos. No es, un recetario extrapolable a cualquier situación, sino que quiere mostrar una forma fundamentada de abordar las distintas decisiones que supone el diseño de un currículo científico.

Las dificultades para la elaboración del documento han derivado de tres aspectos fundamentales: a) la necesidad de extraer los hitos más significativos en la investigación de algunos problemas curriculares a los que se enfrenta un diseño de este tipo; b) la exigencia de adaptar a la edad de los alumnos los resultados de dicha investigación educativa ; y c) la voluntad de querer conciliar el carácter de documento de reflexión abierto, que a nuestro entender debía tener, con la sugerencia de alternativas prácticas y concretas que puedan orientar a los países en sus decisiones curriculares respecto a la enseñanza de las ciencias.

Para abordar la tarea, hemos definido previamente los problemas de estudio a los que entendíamos que había que dar respuesta. Se concretaron en los siguientes:

  1. ¿Qué consideraciones conviene tener en cuenta en el diseño de un currículo científico para alumnos de 11 a 14 años sobre cómo se aprenden los conocimientos científicos, qué concepción de ciencia es la más adecuada y qué presencia deben tener los problemas sociales de una comunidad?.
  2. ¿Qué sugerencias coherentes con las consideraciones anteriores son especialmente apropiadas para estos alumnos en lo referido a: capacidades que pueden desarrollar, contenidos que son más relevantes para la vida y propuestas didácticas que orienten el proceso de enseñanza-aprendizaje y su adecuada retroalimentación?.

Para elaborar las respuestas se han tomado como punto de partida las aportaciones desde las fuentes curriculares. Se ha analizado, en primer lugar, la evolución de las explicaciones sobre cómo se produce el aprendizaje científico desde la perspectiva psicopedagógica. A continuación se han revisado las diferentes concepciones epistemológicas de la ciencia y por último se ha constatado la creciente influencia social en los diseños curriculares. Asimismo se han evidenciado algunas de las correlaciones existentes entre estas aportaciones y la propuesta de objetivos, la selección, organización y secuenciación de los contenidos, así como las decisiones metodológicas sobre el como enseñar y el cómo evaluar.

La tensión entre el carácter abierto que el documento debe tener y la necesidad de la concreción de alternativas la hemos abordado presentando algunos objetivos posibles, seguidos de una reflexión sobre las dificultades para su desarrollo a estas edades. Además se sugieren variados criterios para la selección de los contenidos y se analizan propuestas diversas de diferentes autores, obteniendo algunas tendencias más comunes. Del mismo modo se han concretado, a manera de ejemplo, algunas secuencias didácticas para orientar la práctica docente.

Este estudio va dirigido a los técnicos que tengan responsabilidades en los diseños curriculares de los países, o estén vinculados a la formación de profesores. También puede suministrar ayuda a los docentes a la hora de planificar y llevar a cabo su acción didáctica.

El documento está organizado en cuatro partes:

  1. La primera comprende los aspectos que tienen que ver con la importancia de la enseñanza de las ciencias entre los 11 y los 14 años y las razones por las cuales se ha seleccionado especialmente este tramo educativo.
  2. La segunda analiza las aportaciones de las fuentes psicopedagógica, epistemológica y social, que van a servir para fundamentar las decisiones sobre el diseño de los diferentes segmentos curriculares.
  3. La tercera parte sugiere criterios y orientaciones para el diseño de objetivos, la selección, organización y secuenciación de los contenidos y la toma de decisiones sobre cómo enseñar y cómo evaluar.
  4. La cuarta y última parte presenta, a modo de resumen, aquellas conclusiones básicas que se derivan del documento, que pueden ser tenidas en cuenta a la hora de elaborar un currículo científico para el tramo 11-14 años.

Por último queremos destacar que este estudio nos ha permitido reforzar la idea de que la acción docente en general, y de las ciencias en particular, es hoy especialmente compleja, sobre todo en las edades consideradas. La práctica docente ha de estar fundamentada y actualizada, exige cada vez más el diseño de actividades sugerentes implicadas en el medio social del alumno y precisa desarrollarse en un ambiente afectivo adecuado. Todos estos aspectos suponen nuevos desafíos para el profesorado que, a nuestro entender, se facilitan, junto con otros factores laborales y sociales, con la concreción de un espacio común de planificación y reflexión didáctica en equipo, que aumente la seguridad y destierre los temores.


PRÓLOGO

Durante las últimas décadas ha aumentado la convicción sobre la importancia del aprendizaje de las ciencias de la naturaleza, tanto en la educación general de todos los ciudadanos como en la promoción de vocaciones de científicos, tan necesaria para el desarrollo de los países.
Paralelamente a esta convicción, también se ha llegado a la conclusión de que la enseñanza de las ciencias es inadecuada en sus objetivos, en sus contenidos y en sus métodos, y se ha producido un gran desarrollo de investigaciones, teorías y debates para cambiarla.
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha realizado diversos programas a nivel mundial para mejorar la enseñanza de las ciencias, pudiendo citar, entre otros, el actual 2.000+ que fomenta la alfabetización en Ciencia y Tecnología para todos los ciudadanos.
La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), viene desarrollando también un amplio programa en esta materia -IBERCIMA-, para renovar los currículos y la formación de profesores en la enseñanza de las ciencias en sus Estados Miembros.
Ambas Organizaciones coinciden trabajando en el ámbito de los países de habla española y portuguesa y desarrollan algunos programas conjuntamente. Por ello, la OEI y la Unesco -esta última a través de su Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe- con sede en Santiago de Chile, decidieron realizar un Seminario en Quito, Ecuador, del 25 al 27 de octubre de 1993, para reflexionar sobre la enseñanza de las ciencias en esos países y proponer acciones conjuntas de ambas Organizaciones en favor del mejoramiento de dicha enseñanza. A este Seminario asistieron los siguientes especialistas: Bolivia Arroyo de Hidrobo, Dirección Nacional de Planeamiento de la Educación del Ministerio de Educación y Cultura (Ecuador); Ana María Cañas Cortázar, Profesora del Instituto de Bachillerato "Julio Palacios" (España); Dalia Díez de Tancredi, Centro Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de la Ciencia (CENAMEC), (Venezuela); Vicente Absalón Duque Vallejo, Coordinador del Proyecto "Mejoramiento de las Ciencias Naturales en el Nivel Primario de la Educación Básica" del Ministerio de Educación y Cultura (Ecuador); Noemi García García, Secretaría de Educación Pública (México); Daniel Gil Pérez, Profesor de Didáctica de las Ciencias de la Universidad de Valencia, (España); Alexis Labarca Carranza, Docente-Investigador del Centro de Perfeccionamiento (C.P.E.I.P.), (Chile); Beatriz Macedo de Burghi, Consejera del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (Uruguay); Juana Nieda Oterino, Inspectora de Educación (España); Olga Inés Pérez López, Instituto Pedagógico "Manuela Cañizares" y DINACAPED EBE/PRODEC y Profesora de Didáctica de Ciencias Naturales, (Ecuador); David Jiménez Silva, Especialista Regional de Unesco/OREALC (Chile); Jorge Luis Cavodeassi, Director General de Programación de la OEI (España); Carlos H. Gómez, Director de la Oficina Regional de la OEI (Colombia).
Como consecuencia de esta reunión, se tomó la decisión de elaborar un documento de reflexión y orientación para mejorar la enseñanza de las ciencias en la etapa educativa comprendida entre los 11 y los 14 años de edad. Este período se consideró un momento clave para la enseñanza de las ciencias, ya que muchos alumnos terminan en dicho tramo su enseñanza obligatoria y deben tener ya una preparación científica básica. Además, si prosiguen su formación conviene que sean capaces de seguir estudios científicos superiores con mayores garantías de motivación y éxito. La elaboración del documento se encargó a las profesoras Juana Nieda, Inspectora de Educación, de España, y Beatriz Macedo, Especialista Regional de la Unesco en la sede de Montevideo. La dificultad de afrontar esta tarea desde tanta distancia se facilitó con encuentros de trabajo de las autoras en Santiago de Chile y Madrid.
Una vez finalizado el trabajo, tuvo lugar en Montevideo (Uruguay), del 3 al 7 de junio de 1996, una reunión para intercambiar opiniones con especialistas en Didáctica de las Ciencias de diversos países iberoamericanos, que analizaron y criticaron el documento. Estos especialistas fueron:
Luis Miguel del Carmen Martín, Profesor de la Facultad de Educación, (España); María José García-Sípido, Directora de Programas de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) (España); Daniel Gil Pérez, Profesor de Didáctica de las Ciencias de la Universidad de Valencia (España); Carlos Augusto Hernández Rodríguez, Profesor de la Universidad Nacional de Colombia (Colombia); Beatriz Macedo Recarte, Oficial Nacional de Programa de la Unesco (Uruguay); Alberto Pascual Maiztegui Pereiro, Facultad de Matemática, Astronomía y Física de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina); Juana Nieda Oterino, Inspectora de Educación de la Dirección Provincial de Madrid (España); José Manuel Pinto Sierra, Investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (C.E.S.U.) (México); David Silva Giménez, Especialista Regional de la Unesco (Chile).
Teniendo en cuenta sus sugerencias se elaboró la versión final que publicamos. Con este trabajo tenemos la satisfacción de presentar el resultado de una labor bien hecha, y un ejemplo de eficaz cooperación entre dos Organismos Internacionales, lo que es cada día más necesario pues servimos a los mismos países y es hora de aunar esfuerzos.
Además, creemos que la colaboración entre profesionales iberoamericanos, de un lado y otro del Atlántico, facilita el conocimiento de las problemáticas educativas y enriquece las diferentes propuestas de mejora.
Somos conscientes de que vivimos en cambio permanente, de que la ciencia está en constante evolución y de que, del mismo modo, las teorías sobre la educación y el aprendizaje experimentan modificaciones. Por eso este documento no es ninguna palabra final. Pero sí una síntesis de las evoluciones y de las tendencias predominantes en el momento presente, así como unas pistas y orientaciones para construir una mejor enseñanza de las ciencias para los alumnos entre 11 y 14 años.
Si bien todo aprendizaje es contextualizado, también es cierto que hay elementos comunes y válidos para los alumnos de cualquier cultura o país. Esto es todavía más válido para la enseñanza de las ciencias que para otras disciplinas, y también para países con lazos comunes que comparten la misma lengua, o lenguas tan próximas como el español y el portugués. Creemos que el documento va a ser muy útil para todos y cada uno de los países de lengua española y portuguesa.
La Unesco y la OEI tienen el propósito de distribuir el documento por los países, sobre todo entre los responsables de diseñar líneas curriculares, los formadores de profesores y, en general, entre todos aquellos que tienen la tarea profesional de facilitar el aprendizaje de las ciencias a los alumnos entre 11 y 14 años.
El objetivo principal del documento es colaborar para que esas personas tengan un elemento de reflexión y orientación en su tarea. Nos proponemos no sólo difundirlo, sino promover talleres sobre estos temas, para animar también el intercambio de ideas y experiencias y hasta el posible trabajo conjunto entre los países en el campo de la educación científica. La OEI y la Unesco continuarán haciendo su tarea catalítica al servicio de la educación en el umbral de un nuevo siglo.
El reciente informe de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI sugiere como eje de futuro la educación a lo largo de toda la vida, y no circunscrita a los primeros años de la existencia. Así mismo, propone cuatro pilares fundamentales de toda educación: aprender a vivir juntos, aprender a conocer, aprender a hacer, y aprender a ser. La enseñanza de las ciencias de la naturaleza para alumnos de 11 a 14 años se debe enmarcar también en esta perspectiva amplia y global.


ÍNDICE

PRESENTACIÓN
CAPÍTULO I: - IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS EN LA SOCIEDAD ACTUAL.
CAPÍTULO II. IMPORTANCIA DEL TRAMO EDUCATIVO 11-14 AÑOS
CAPÍTULO III: LAS FUENTES DEL CURRÍCULO

III.l. LA FUENTE PSICOPEDAGÓGICA
La concepción conductista o behaviorista.
LaTeoría de Piaget
La Teoría de Vigotsky
La Teoría de Ausubel
La incidencia de los factores afectivos en el aprendizaje.
La metacognición
Implicaciones de la fuente psicopedagógica en el diseño de un currículo en ciencias para alumnos de 11-14 años.
III.2. LA FUENTE EPISTEMOLÓGICA
La ciencia acumulativa
El empirismo inductivista
El falsacionismo de Popper
Los paradigmas de Kuhn
Los programas de investigación de Lakatos
La concepción actual de la ciencia
El papel de la epistemología de la cienciasen la enseñanza de las ciencias.
Implicaciones de la fuente epistemológica en el diseño de un currículo para alumnos de 11-14 años.
III.3. LA FUENTE SOCIAL
CAPÍTULO IV: QUÉ ENSEÑAR: LOS OBJETIVOS
CAPÍTULO V: QUE Y CUANDO ENSEÑAR: LOS CONTENIDOS

V.1. LA CONCRECIÓN DE LAS INTENCIONES EDUCATIVAS A PARTIR DE LOS CONTENIDOS.
Criterios para la selección del contenido y ejemplos de núcleos temáticos.
Análisis de las propuestas de contenidos.
V.2. LA CONCRECIÓN DE LAS INTENCIONES EDUCATIVAS A PARTIR DE LOS RESULTADOS ESPERADOS DEL APRENDIZAJE
V.3. LA CONCRECIÓN DE LAS INTENCIONES EDUCATIVAS A PARTIR DE LAS ACTIVIDADES.
CAPÍTULO VI: LAS ORIENTACIONES METODOLÓGICAS PARA LA EVALUACIÓN
VI.1. ORIENTACIONES METODOLÓGICAS
El modelo expositivo de transmisión verbal.
El aprendizaje por descubrimiento inductivo
El aprendizaje significativo por transmisión-recepción.
El aprendizaje como cambio conceptual
La influencia en el aprenzaje del clima del aula y los enfoques de C/T/S.
La enseñanza y el aprendizaje de procedimientos.
La enseñanza y el aprendizaje de las actitudes
El aprendizaje por investigación
Orientaciones sobre como enseñar en el tramo 11-14 años.
VI.2. ORIENTACIONES PARA LA EVALUACIÓN
Concepciones sobre la evaluación
Las funciones de la evaluación.
La evaluación y la concepción constructivista.
La evaluación de conceptos, procedimientos y actitudes.
Orientaciones para la evaluación de la enseñanza de las ciencias entre los 11 y 14 años
CONCLUSIONES
BIBLIOGRAFÍA

Ver Página de la Revista Iberoamericana de Educación Regresar a Página Principal de la OEI Publicaciones de la OEI