ib habla

Iberoamérica Habla
Dato del mes de agosto de 1997

La felicidad


La felicidad, como el amor, es un tema vedado por los mandos medios de la cultura. Tal vez el hecho de que las ciencias sociales hayan sido remisas a manejar abiertamente el amor y la felicidad, que son los ejes de la vida de los hombres, les ha quitado capacidad explicativa a sus teorías.

Las encuestas de opinión, despojadas en parte de las pesadas cargas del rigor científico, se aproximan al lenguaje cotidiano, y esto les da la posibilidad de lidiar con esos temas y de ponerlos sobre el tapete como temas de discusión.

Este capítulo se ocupa de analizar las respuestas de la población a la pregunta de qué tan feliz se siente cada quien. La capacidad de sentir felicidad no es un acto aislado, sin trascendencia, sino que tiene influencia en la manera como nos relacionamos con el mundo y, en consecuencia, con la armonía de la sociedad.

Qué tan feliz se siente la gente

Si somos conscientes de dónde sacamos nuestra felicidad, es posible que podamos con más frecuencia lograr ese privilegiado estado de bienestar. Esto es válido no sólo para las personas, sino para las instituciones y los países, lo que justifica aún más la investigación sobre la felicidad.

Aunque puede pensarse que no tiene sentido tratar de medir la felicidad, pues no se sabe a ciencia cierta qué es, en favor del intento está la historia de mediciones útiles que han hecho los hombres respecto de muchas cosas sin saber qué son. Ejemplos de esto son la luz, las actitudes, la opinión pública.

Como la felicidad es evidentemente subjetiva, se parte de la idea simple de asumir que es feliz quien dice serlo, y se comparan las proporciones de población de los países que dicen ser muy felices con las de quienes frontalmente dicen ser infelices. Como el objeto de la gestión social es la felicidad de los asociados, la percepción de la felicidad de los ciudadanos es una evaluación de cómo funciona esa sociedad. Los resultados muestran los siguientes rasgos:

En Latinoamérica, el 79% dice sentirse feliz o muy feliz. Al comparar este dato con los de otros países se tiene que es inferior al de Estados Unidos (90%), pero superior al de Europa (70%), Japón (57%) y de otros países asiáticos (65%). La población de Latinoamérica no puede, en consecuencia, considerarse deprimida en este aspecto. A su interior existe una oscilación grande, desde el 91% en Costa Rica hasta el 56% en Perú.

Las proporciones de personas que se sienten algo infelices o infelices son del 10% en India, 5% en Corea del Sur, 5% en Latinoamérica, 4% en Europa, 3% en Japón y 3% en Estados Unidos. En consecuencia, la gran mayoría de la población del mundo siente algo de felicidad o, en otras palabras, no se siente infeliz definitivamente.

Resulta de interés hacer ver que la sensación de felicidad no guarda estrecha relación con el ingreso per cápita de los países, aunque en cada país si se da una correlación que hace ver que la gente es más feliz cuando tiene mayor ingreso y mayor educación; eso lo muestran encuestas realizadas en Europa y Colombia.

Las encuestas parecen mostrar, entonces, que el empeño secular de los hombres por lograr una mejor educación y un mejor ingreso se justifica en cuanto traen como retribución una mayor felicidad.

¿Con la vida que lleva actualmente, Usted se siente muy feliz, algo feliz, ni feliz, ni infeliz, algo infeliz, o infeliz?

Muy feliz y

algo infeliz

%

Ni feliz

Ni infeliz

%

Algo infeliz

e infeliz

%

Ns/Nr

%

Total

%

Australia*

90

8

2

0

100

Estados Unidos*

90

7

3

0

100

Europa*

70

25

4

1

100

Japón*

57

40

3

0

100

Otros países asiáticos*

65

29

6

0

100

Iberoamérica

75

18

6

1

100

Latinoamérica

79

15

5

1

100

Argentina

81

15

3

1

100

Bolivia

63

25

11

1

100

Brasil

77

17

6

0

100

Chile

85

9

5

1

100

Colombia

77

18

4

1

100

Costa Rica

91

6

1

2

100

Ecuador

67

27

5

1

100

El Salvador

90

4

6

0

100

España

71

22

7

0

100

Guatemala

90

6

4

0

100

Honduras

84

11

2

3

100

México

86

12

2

0

100

Perú

56

30

12

2

100

Puerto Rico

85

10

4

1

100

Uruguay

76

14

9

1

100

Venezuela

79

17

4

0

100

IV Barómetro Iberoamericano. Mayo de 1994, 8.211 personas.

* Index to International Public Opinion 1980-1981, p 538. Septiembre a noviembre de 1979, 13.858 personas.

Felicidad y edad

En 1983 se realizó una extensa encuesta en los países de la Unión Europea, y se desarrolló un índice de felicidad de 0 a 4 puntos, dando un peso de 4 a la respuesta muy feliz, 2,5 a bastante feliz, 1 a nada feliz, y excluyendo del cálculo a los no respondientes.

Según este índice, los hombres son más felices cuando son mayores de 55 años, en tanto que las mujeres logran un mayor índice de felicidad entre los 25 y 39 años. En otras palabras, con el paso de los años los hombres son un poco más felices y las mujeres lo son un poco menos.

La educación tiene un efecto positivo sobre la percepción de felicidad puesto que a mayor educación, tanto entre hombres como entre mujeres, se obtiene un índice mayor de felicidad.

Este hallazgo resuelve en alguna medida la duda que siempre se ha tenido sobre si la cultura, al hacer más conscientes a los hombres de sus problemas, los hace más infelices o si, por el contrario, al abrirles más caminos les da una mayor felicidad. La respuesta según las encuestas es que la educación se traduce en percepción de mayor felicidad.

Además, según las cifras la educación es más remunerativa en felicidad para las mujeres que para los hombres.

¿En estos días se siente Usted muy feliz, bastante feliz, o nada feliz?

Total

%

Hombres

%

Mujeres

%

Muy feliz

19

18

19

Bastante feliz

60

61

60

Nada feliz

19

18

19

Ns/Nr

2

3

2

TOTAL

100

100

100

Indice

2,50

2,50

2,50

Grupos de edad

Hombres

Indice

Mujeres

Indice

15-24

2,47

2,55

25-39

2,51

2,59

40-54

2,44

2,44

55 y más

2,54

2,43

Nivel educativo

Hombre

Indice

Mujeres

Indice

Bajo

2,40

2,40

Medio

2,58

2,63

Alto

2,58

2,60

Nota: El índice se construyó asignando un valor de 4 a la respuesta "muy feliz", 2.5 a "bastante feliz", 1 a "nada feliz" y excluyendo del cálculo a quienes no respondieron.

Index to International Public Opinion 1984-1985, p 641. Países de la Unión Europea. Abril de 1983, 9.790 personas.

En otro contexto, dentro del V Barómetro Iberoamericano se preguntó a los jóvenes menores de 25 años si creían que iban a ser más felices en el amor de lo que habían sido sus padres.

La gran mayoría expresó certeza de ser capaz de lograr mayor felicidad que sus padres. En este sentido, el orden de los países en los cuales los jóvenes son más optimistas sobre su felicidad, es el siguiente:

%

República Dominicana

89

Chile

83

Venezuela

83

Puerto Rico

79

Guatemala

70

El Salvador

68

Honduras

67

Bolivia

62

Colombia

62

Haití

62

Sin embargo, hay que destacar que en algunos países son una minoría los jóvenes que se consideran capaces de ser más felices en el amor que sus padres

 

%

Uruguay

37

Estados Unidos (latino)

38

Panamá

39

Estados Unidos (no latino)

40

¿Cree Usted que va a obtener más felicidad en el amor de la que obtuvieron sus padres?

Sí va a obtener más felicidad

%

No va a obtener más felicidad

%

Ns/Nr

%

Total

%

Argentina

49

29

22

100

Bolivia

62

16

22

100

Brasil

55

35

10

100

Chile

83

10

7

100

Colombia

62

23

15

100

Costa Rica

48

21

31

100

Cuba

59

32

9

100

Ecuador

54

22

24

100

El Salvador

68

32

0

100

Estados Unidos (latino)

38

36

26

100

Estados Unidos (no latino)

40

24

36

100

Guatemala

70

30

0

100

Haití

62

8

30

100

Honduras

67

33

0

100

México

60

19

21

100

Panamá

39

10

51

100

Paraguay

53

18

29

100

Puerto Rico

79

5

16

100

República Dominicana

89

3

8

100

Uruguay

37

27

36

100

Venezuela

83

17

0

100

V Barómetro Iberoamericano. Noviembre de 1994, 3.258 jóvenes entre 18 y 25 años.

Hacia el futuro

- Los resultados dan pie para que los hombres y las mujeres pierdan la timidez respecto de la felicidad y tengan claridad de que es posible buscarla en la vida de las personas, las familias, las instituciones y los países. Esta búsqueda consciente es un camino de motivación poco explotado aún, pero de inmenso potencial.

- En particular, los medios de comunicación deben tener en cuenta la alta proporción de gente que dice sentirse feliz en el mundo, y usar con mayor generosidad palabras como alegría, dicha, esperanza, progreso, fraternidad, libertad, logro, que evidentemente tiene una alta resonancia en el sentimiento global de bienestar que la mayoría de los hombres experimenta en sus vidas.

- La democracia y la libertad parecen ser ambientes muy propicios para que las personas tengan la sensación de bienestar que les permita afirmar que son muy felices o algo felices. En efecto, en los países de amplia tradición democrática hay tendencia a que la proporción que dice sentirse feliz sea alta.

- Otra conclusión de los resultados es la conveniencia de desarrollar con mayor profundidad el estudio de la felicidad y el sufrimiento de las poblaciones. Es muy probable que de ahí se realicen hallazgos interesantes sobre temas tales como la creatividad, la armonía en las instituciones, la supresión de la violencia y los hábitos de la población.

- Saber en dónde somos felices es útil porque entonces será más fácil encontrar el camino de regreso a ese estado.

- A pesar de que el objetivo de la educación nunca ha sido la felicidad, el hecho de que los más educados sean más felices puede resultar un medio de motivación individual y social para invertir más recursos en mejorar la educación. Puede pensarse que hasta cierto punto el bienestar es un comportamiento susceptible de enseñarse.


Los datos han sido recogidos del Libro Iberoamérica Habla, de Cesar Lemoine A., editado en 1997 por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).
Se permite la reproducción total o parcial de esta información siempre y cuando se cite la fuente.

©1997, César Lemoine A. y Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, OEI.

Regresar a Iberoamérica Habla Regresar a Página Principal de la OEI Más datos y solicitud de compra: oeico@oei.org.co