OEI

Está en:
OEI - Tres espacios lingüísticos - I Coloquio

Cultura y economía: los retos en juego

Pierre Sauvé(1)

“Ahora que la cultura está en vías de transformarse en un importante motor de la economía, el desarrollo y la promoción de industrias culturales competitivas en todos los países, resulta imperativo para prevenir los riesgos de la “monocultura” que amenaza la diversidad, ese capital global que la comunidad internacional tiene el deber de hacer fructificar, no sólo por razones económicas, sino también debido a imperativos éticos de equidad y justicia. La adopción de reglas del juego globales que respeten la libre circulación de las ideas a través de la palabra y la imagen pero que también tengan en cuenta los principios fundamentales de un comercio armonioso en cuanto al acceso, la diversidad y la competitividad de los productos, constituiría un entorno favorable para la expansión de la diversidad creadora, la libre elección entre una oferta cultural plural y el desarrollo del pensamiento crítico; permitiría crear las condiciones necesarias para un debate plural y fecundo sobre el futuro de las sociedades y de las culturas, que es la base del pluralismo democrático”(2)

I. Introducción

La cuestión de la preservación de la diversidad cultural en un contexto de globalización de la economía ha cobrado en los últimos tiempos una importancia que difícilmente hubiésemos imaginado hace tan sólo unos años. Ya figura, junto a las cuestiones medioambientales, de normativa laboral o las prácticas anti monopolio de las empresas, entre las interfaces de políticas que han de ser tomadas en cuenta para la buena marcha futura del sistema comercial multilateral y la búsqueda -por otro lado deseable y necesaria porque trae consigo el desarrollo- de la liberalización del comercio y de la inversión en su seno.

Esta atención es nueva, mientras que la liberalización del comercio nada tiene de reciente. En este poderoso movimiento a largo plazo que, desde hace medio siglo, pretende suprimir lo más posible las barreras al libre ejercicio del comercio, numerosos de acuerdos multilaterales o regionales se han referido a la cultura, explícitamente o no. Esta última ha sido entendida de forma más bien dispar, lo que remite a “la ambigüedad que todavía rodea a [su] condición”(3).

Si la cultura ya es tomada en consideración en la liberalización del comercio a los ojos, no sólo de muchos profesionales y gobiernos, sino también de la opinión pública, los progresos en la liberalización del comercio son, en parte, la causa de ello: mayor institucionalización de la OMC durante la ronda de Uruguay y, sobre todo, ampliación de sus competencias en los servicios y en las inversiones, incluso en materia de productos culturales.

Pero se debe, sobre todo, al hecho de que, como señala François Rouet(4), la globalización atañe cada vez más a la cultura(5) con, en especial, esta contradicción que parece importante y creciente entre, por un lado, la cada vez mayor circulación de productos culturales a escala mundial(6) y el desarrollo, en la cultura y la comunicación, de empresas de tamaño planetario que encarnan esta globalización y, por otro lado, unas aspiraciones reforzadas de que se mantengan y se desarrollen expresiones regionales, nacionales o locales.

¿Puede y debe la cultura insertarse en la lógica general de la liberalización del comercio y de la inversión al igual que los demás bienes y servicios? El hecho de que la cultura cuestione de este modo la lógica del comercio mundial conduce evidentemente a preguntar a la cultura a qué campo considera pertenecer, las particularidades que reivindica, hasta los objetivos de las políticas sectoriales que se realizan en su nombre bajo la denominación de “políticas culturales”. Indefectiblemente se plantean grandes interrogantes: ¿Qué es la cultura? ¿Cuál es su papel en la sociedad? ¿Se puede delimitar su campo, definir las actividades culturales? ¿Por qué y cómo realizar políticas culturales? Las evoluciones económicas en curso, ¿amenazan la diversidad cultural? ¿Qué formas de cooperación internacional exige la promoción de la diversidad cultural?

Testimonio de la creciente importancia que toma esta noción en los discursos políticos a escala mundial es que los jefes de gobierno del G-8 reunidos en julio pasado en Okinawa dedicasen no menos de cuatro párrafos a la diversidad cultural en su comunicado final, declarando, entre otras cosas, que:

“... la diversidad cultural es una fuente de dinamismo social y económico que puede enriquecer la vida humana en el siglo XXI suscitando la creatividad y fomentando la innovación. Reconocemos y respetamos la importancia de la diversidad en la expresión lingüística y creadora. [...] La creciente interacción entre los pueblos, los grupos y los individuos aporta una mayor comprensión y una mayor apreciación de lo que es bueno e interesante en cada cultura. La promoción de la diversidad cultural refuerza el respeto mutuo, la inclusión y la no discriminación y lucha contra el racismo y la xenofobia. [...] Las tecnologías de la información ofrecen a las personas unas perspectivas sin precedentes para crear y compartir el contenido cultural y las ideas, a escala mundial y a bajo coste. La experiencia demuestra que la diversidad puede despertar la curiosidad, engendrar la iniciativa y aportar una contribución útil en las comunidades que buscan mejorar sus economías, en especial, mediante la utilización de los medios extraordinarios que la sociedad de la información pone a su disposición. [...] Para maximizar las ventajas de la interacción cultural, debemos alentar a nuestros pueblos a aprender a vivir juntos, favoreciendo el interés, la comprensión y la aceptación de las culturas diferentes”.

En los últimos años, los Estados miembros de la Francofonía también han mostrado un vivo interés en el debate mundial en gestación sobre la diversidad cultural. Ya en 1995, durante la reunión de seguimiento de la Cumbre Ministerial celebrada en Moncton, Canadá, los debates trataron sobre la mejor forma de incorporar a la francofonía un esfuerzo de autopromoción. La última cumbre de países francófonos, también celebrada en Moncton en 1999, dio un importante impulso a esta reflexión y los jefes de Estado señalaron en su comunicado final su convicción de que los bienes culturales en ningún caso pueden ser reducidos a su dimensión económica. Afirmaron el derecho de los Estados y de los gobiernos a definir libremente su política cultural y los instrumentos de intervención que en ella concurren y subrayaron su determinación a favorecer el establecimiento de una unión lo más amplia posible en apoyo de la diversidad cultural y a promover la movilización de todos los gobiernos en su favor.

A partir de las discusiones más recientes sobre la interrelación entre diversidad cultural, cultura y comercio, los participantes mostraron su interés en profundizar la noción de un instrumento internacional sobre la diversidad cultural capaz de proporcionar a los gobiernos la flexibilidad necesaria para preservar y promover sus políticas culturales respetando las reglas que regulan el comercio y la inversión internacionales. La Francofonía decidió en 1999 establecer un grupo de trabajo permanente encargado de realizar el seguimiento de las negociaciones que puedan tener una incidencia en la cultura y en las políticas culturales y hacer avanzar la reflexión sobre la naturaleza de un posible instrumento internacional apropiado. En el 2001, una Conferencia de Ministros de Cultura Francófonos examinará la cuestión de la diversidad cultural y la próxima Cumbre de la Francofonía, que tendrá lugar en Beirut, estará centrada en la cultura.

Los procedimientos de trabajo que han elegido tomar los países francófonos demuestran una voluntad común por comprender, acompañar y dominar mejor una de las manifestaciones más tangibles de la globalización. La influencia de esta última se ha extendido lógicamente al universo de las industrias culturales, especialmente sensibles a la convergencia de los soportes mediáticos y cuya dualidad cultural y económica es la señal distintiva, bien sea en el ámbito de la concentración empresarial o a través de la aparición de nuevos modelos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios culturales.

Por otro lado, lo que la UNESCO ha descrito como el binomio “cultura/comercio” ha adquirido una nueva dimensión estratégica en un contexto de globalización debido a que los bienes y servicios culturales no sólo transmiten y construyen mensajes y valores que pueden reproducir o hacer evolucionar las identidades culturales y contribuir a la cohesión social, sino que también son factores de producción que obedecen a su propia lógica mercantil en la nueva economía. Además, como ha demostrado la jurisprudencia reciente de la OMC, las industrias culturales no están eximidas de las reglas y obligaciones del sistema comercial multilateral, ni de su lógica de liberalización. Esta observación no hace más que reforzar, si no la urgencia, al menos la oportunidad de una reflexión concertada sobre el alcance y el contenido de un instrumento internacional sobre la diversidad cultural que pueda operar de forma útil y eficaz en el punto de interrelación entre economía y cultura y reconciliar de forma más adecuada las dos lógicas que cuestiona esta interrelación.

Aunque la noción de diversidad cultural va mucho más allá del ámbito de los intercambios y de las reglas que regulan el comercio o la inversión internacionales, es indudable que la mayoría de los desafíos planteados por la globalización –incluidos aquellos que surgen en materia de política cultural–, en buena parte, se derivan de los efectos, directos o inducidos, de la liberalización del comercio y de los regímenes de inversión. El comercio no puede ser considerado enemigo de las culturas ya que tiende a favorecer los intercambios y el crecimiento mutuos. Además, como en todos los sectores donde se produce, la competencia puede servir para estimular la creación. Sin embargo, es importante que las consideraciones de naturaleza económica y comercial, a las que todos los Estados deben ser sensibles, no perjudiquen el valor cultural de estos productos, ni que marginen las formas de expresión cultural procedentes de horizontes diversos.

Es en este contexto de mediación de las tensiones inherentes al binomio economía-cultura en el que se inserta este comentario. Apoyándose en los trabajos realizados desde otoño de 1999 sobre la cuestión de la promoción de la diversidad cultural en la Agencia Intergubernamental de la Francofonía, su objetivo es proporcionar referencias para el actual debate sobre la interrelación cultura-economía y esbozar los parámetros de un posible instrumento internacional que regule el comercio de los productos y servicios culturales.

II. La interrelación comercio-cultura

Uno de los problemas fundamentales que plantea la interrelación entre la economía y la cultura se refiere al tratamiento a asignar a los productos culturales en los acuerdos comerciales internacionales. Por ahora, el lugar asignado a estos últimos en los acuerdos existentes se caracteriza por una ambivalencia muy clara. Tratados en principio como cualquier otro producto, con bastante frecuencia, dependiendo de los contextos y materias, disfrutan de cláusulas derogatorias o de reservas. No obstante, los productos culturales son objeto de un tratamiento especial en cierto número de acuerdos multilaterales vinculados a la OMC: el GATT de 1994 para el comercio de mercancías, el AGCS para el comercio de servicios y el ADPIC para los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio. Asimismo, cierto número de acuerdos regionales, como la Unión Europea y el NAFTA, así como diversos acuerdos bilaterales, se han interesado por esta interrelación, buscando circunscribir el alcance de disciplinas comerciales en el sector, promover la producción cultural local o incluso favorecer diversas formas de cooperación en el ámbito cultural(7).

Así pues, el debate a este respecto está lejos de terminarse y, dadas las discrepancias bastante abundantes suscitadas en este ámbito desde el final de la ronda de Uruguay, ya ha vuelto a surgir con motivo de las negociaciones en curso sobre el Acuerdo General sobre el Comercio de los Servicios, lo que ha permitido a algunos países, en especial a Estados Unidos, reafirmar claramente sus ambiciones belicosas en materia de apertura de los mercados audiovisuales bajo la tutela de la OMC.

Dos visiones radicalmente opuestas sobre los productos culturales están implícitas este debate. Una de ellas considera los productos culturales como productos de entretenimiento similares, desde un punto de vista comercial, a cualquier otro producto y, por tanto, totalmente subordinados a las reglas del comercio internacional. La otra considera los productos culturales como bienes que transmiten valores, ideas y conocimiento, es decir, como instrumentos de comunicación social que contribuyen a forjar la identidad cultural de una colectividad. Por ello, deberían quedar excluidos del ámbito de los acuerdos comerciales internacionales. A decir verdad, ninguna de estas dos visiones es aceptable en su totalidad.

III. Los productos culturales como objetos comerciales

Como objetos comerciales, los productos culturales difícilmente pueden quedar totalmente excluidos del alcance de los acuerdos comerciales internacionales(8). En efecto, desde el momento en que son explotados con el fin de obtener un beneficio comercial y que son objeto de intercambios en el plano internacional, hacen que entren en liza intereses diversos y, en ocasiones, opuestos que sólo pueden ser reconciliados dentro de un marco jurídico apropiado.

En especial, los principales países exportadores de productos culturales se opondrían a que estos últimos quedaran excluidos del marco jurídico que regula el comercio internacional. A la cabeza de este grupo, encontramos en primer lugar a Estados Unidos, para quien el conjunto de bienes y servicios culturales supone un importante sector de exportación, así como otros países como Brasil, México y Japón. Estos últimos seguramente no verían con buenos ojos que sus exportaciones pudieran ser objeto de reconsideración por motivos culturales y escapasen a todo control. Varios países que han desarrollado una presencia significativa en el mercado internacional de productos culturales –incluidas naciones como Canadá, España o Francia que, por otro lado, luchan para que se reconozca el carácter diferente de las industrias culturales en el comercio internacional– también podrían mostrarse inquietos ante un desarrollo de este tipo. Incluso a los países en vías de desarrollo, cuya producción cultural circula cada vez más en el mundo, les interesaría que se mantuviese una gran apertura mercantil en el ámbito cultural(9).

Por otro lado, a los países cuyo mercado interno no puede sostener una producción cultural diversificada y que necesitan productos culturales extranjeros para responder a su demanda interna, también les beneficia que se les asegure el acceso sin discriminación a la producción cultural extranjera. Pero, este acceso no les sería garantizado si los productos culturales tuvieran que ser totalmente excluidos del marco jurídico que regula el comercio internacional. Incluso un principio de no discriminación tan fundamental como el del tratamiento de nación más favorecida no podría ser invocado en tales circunstancias.

Más allá de estas consideraciones exclusivamente económicas, también es importante subrayar que el hecho de eximir completamente a los productos culturales de los acuerdos comerciales internacionales abre peligrosamente la puerta, en el plano jurídico, a restricciones más justificadas por razones de proteccionismo comercial o incluso ideológico (que tienen todas muchas posibilidades de ir a contracorriente de la diversidad cultural) que por imperativos culturales. Incluso una excepción como la del artículo XX (b) del GATT de 1994 relativa a las restricciones impuestas para “la protección de los tesoros nacionales con valor artístico, histórico y arqueológico”, es objeto de limitaciones relativas a su uso como medio de discriminación arbitraria o injustificada, o como una restricción disfrazada al comercio internacional. Desde este punto de vista, resultaría sorprendente que el conjunto de los productos culturales pudiera disfrutar de una exención cuyo alcance sería dejado únicamente a consideración de las partes que lo invocan.

Pero si bien una exención total de los productos culturales de la reglamentación internacional del comercio no parece una solución realista, esto tampoco implica que haya que adoptar una visión exclusivamente comercial de los productos culturales. Al contrario, esta visión sería arriesgada. En efecto, desde hace varios años podemos comprobar que la producción cultural se está convirtiendo cada vez más en un asunto propio de las industrias culturales. Sin embargo, este fenómeno de industrialización y de comercialización de la producción cultural, si bien ha ampliado considerablemente el acceso a la producción cultural y ha permitido el desarrollo de nuevos soportes de difusión, también puede tender, paradójicamente, a limitar la oferta de productos culturales a lo que la industria considera rentable desde un punto de vista comercial. En este sentido se puede considerar que existe un riesgo serio para la preservación de la diversidad cultural.

IV. Los productos culturales como instrumentos de comunicación social

Los productos culturales no pueden ser considerados como cualquier otro producto. Ante todo y por encima de todo, son obras del espíritu que transmiten informaciones, ideas, valores, un mensaje, que estimulan las facultades intelectuales, estéticas y emocionales de los individuos. Incluso cuando se apoyan en un soporte material, se diferencian de los demás bienes en que se pueden distinguir claramente sus dimensiones material y simbólica. Al creador de un producto cultural se le reconoce tradicionalmente un derecho de autor, lo que significa la propiedad de un individuo sobre una idea o un concepto, es decir, sobre un contenido intelectual.

Varios argumentos de naturaleza económica han sido aludidos en relación con la especificidad de los productos culturales para justificar la intervención del Estado en este sector. Algunos están relacionados con las propias características del producto. Así ocurre, por ejemplo, con el argumento que pretende que los productos culturales sean considerados de forma diferente a los demás productos porque son bienes públicos más que bienes privados. En su definición más habitual, un bien público es un bien accesible para todos sin que su uso por cualquier agente cuestione su disponibilidad para los demás.

Otros argumentos están relacionados con las deficiencias del mercado. El más conocido y más ampliamente aceptado es el denominado “argumento de las externalidades” que justifica la intervención del Estado debido a que los productores de los bienes culturales hacen que la colectividad disfrute de unos beneficios que van más allá de la remuneración que reciben ellos mismos. Estos beneficios no remunerados o externalidades se encuentran, por ejemplo, en el prestigio que aporta al Estado su producción cultural, en el hecho de que una producción cultural dinámica influya a la hora de realizar inversiones y atraiga al turismo, en el hecho de que los productos culturales desempeñen un papel importante en la integración de los individuos dentro de una sociedad, etc.

Un segundo argumento hace referencia a las prácticas contra la competencia, más precisamente al abuso de posición dominante. Existen razones para creer que la combinación de una fuerte tendencia hacia la concentración industrial, provocada por la actual oleada de fusiones y adquisiciones entre grandes grupos multimedia, y la convergencia tecnológica en la que se apoya esta oleada, puede provocar conductas negativas que requieran una mayor vigilancia (y cooperación internacional) por parte de las autoridades de la competencia. Esta problemática ha sido a menudo invocada en relación con la industria cinematográfica para justificar las cláusulas de excepciones culturales. En efecto, con frecuencia se ha querido demostrar que tales medidas podían ser necesarias para frenar las prácticas desleales de productores que abusan de su posición dominante en el sector de la distribución cinematográfica para imponer a los propietarios independientes de salas de cine unas condiciones que les favorezcan en detrimento de los demás productores.

Pese a que estos argumentos puedan tener el mérito de mostrar que la intervención del Estado en el ámbito cultural se justifica desde un punto de vista exclusivamente económico, la primera justificación para un tratamiento especial a los productos culturales no se sitúa en este plano. El argumento fundamental a favor del reconocimiento del carácter específico de los productos culturales se apoya más en una visión de la cultura que toma en consideración, sobre todo, la importancia, para el desarrollo de los individuos y de las sociedades, de bienes que transmiten valores, ideas, gustos y conocimientos. Estos bienes son, en cierto modo, una forma de capital cultural. Dentro de esta perspectiva, se considera que las propias industrias culturales ofrecen “los términos y los símbolos que conforman nuestro pensamiento y nuestro discurso en relación con nuestras diferencias sociales, con el deseo de diversos grupos de ser reconocidos, con la afirmación y el cuestionamiento de los valores sociales y, por último, con la experiencia de cambio social”(10). Al igual que la educación, la producción cultural es, por tanto, un instrumento fundamental para permitir a la persona emanciparse como individuo y, como ciudadano, adaptarse y participar en la vida de los medios y colectividades con las que se relaciona(11). Así pues, la diversidad cultural garantiza una determinada concepción que se puede tener del pluralismo democrático(12).

Este último argumento, trasladado a un contexto internacional, desemboca lógicamente en una preocupación: la de los medios concretos para defender y preservar la diversidad cultural. Pero, a todas luces, sólo a cambio del reconocimiento de la dualidad de carácter de los productos culturales, a la vez objetos comerciales e instrumentos de comunicación social, se podrá encontrar una solución global.

V. ¿Hacia un instrumento internacional sobre la diversidad cultural?

No son tanto los productos culturales per se los que, desde un punto de vista de la reglamentación comercial internacional, plantean un problema, sino más bien las medidas nacionales dirigidas a estos productos. Pueden barajarse diversos medios para que estas medidas puedan gozar de un tratamiento especial. Por ejemplo, podemos pensar en una utilización más amplia del mecanismo de reservas, ya utilizado en el marco del Acuerdo General sobre el Comercio de los Servicios (AGCS) de la OMC, que estas reservas sean cerradas, es decir, únicamente válidas para el pasado y para unas medidas precisas, o incluso abiertas, es decir válidas tanto para el pasado como para el futuro y para un sector determinado.

Pero la solución ideal, la única que a largo plazo puede aportar una respuesta al conflicto actual sobre el lugar que deben ocupar los productos culturales en los acuerdos comerciales internacionales, sería un convenio especial sobre los intercambios internacionales en el sector cultural. Tal convenio articularía de forma clara la justificación y los límites de un tratamiento especial para los productos culturales insistiendo en la necesidad de preservar la diversidad cultural. Los elementos clave de un posible instrumento multilateral están descritos en el anexo a este estudio.

i. ¿Cuáles podrían ser los objetivos de este instrumento?

En el plano de los esfuerzos diplomáticos, el principal desafío consiste en formar una alianza de países que compartan preocupaciones similares en materia de política cultural para influir en las decisiones que deben ser tomadas en diversos recintos multilaterales, regionales o incluso bilaterales y promover un enfoque de las relaciones internacionales que favorezca la diversidad cultural.

En el plano cultural propiamente dicho, el objetivo debería ser lograr que se reconozca la importancia de la diversidad cultural y lingüística y que se acepte la necesidad de un tratamiento diferenciado de los bienes y servicios culturales en los acuerdos comerciales internacionales. A estos objetivos generales se añadiría de forma más explícita una referencia a la circulación, lo más libre posible, de los productos culturales. En efecto, habría que evitar que la diversidad cultural acabe asemejándose a una lógica de exclusión y a unas medidas de restricción de los intercambios o de las inversiones en el campo cultural. Si ese fuera el caso, esta iniciativa correría el riesgo de quedar rápidamente relegada al olvido. En efecto, la diversidad cultural no se puede concebir sin apertura a los productos, ideas, valores, métodos de producción y redes de distribución de las demás culturas, ya que éstas alimentan y enriquecen las culturas nacionales.

ii. ¿Qué formas podría tomar este instrumento?

Diversas hipótesis pueden contemplarse, desde un texto fundamentalmente declaratorio como la Declaración de Río en materia de protección del medio ambiente hasta un acuerdo constrictivo y justiciable, como el Acuerdo sobre Agricultura de la OMC. Si bien parece oportuno excluir, de momento, la hipótesis de un acuerdo en el marco de la OMC, es posible contemplar un instrumento flexible que vincule a las partes pero no justiciable como tal. Un instrumento así se asemejaría a los códigos de la OCDE. Este enfoque tendría como ventaja hacer que fuera más fácilmente aceptable en el plano político, a la espera de que sus principios y modalidades sean trasladados dentro del marco de la OMC(13).

A primera vista, el organismo gubernamental más evidente para desarrollar este instrumento sería la UNESCO, con el apoyo activo de los tres espacios lingüísticos aquí reunidos. Además del hecho de que esta organización ya esté sensibilizada con la cuestión, su carácter multilateral y su fuerte presencia en los países en vías de desarrollo le otorgan importantes cualidades, entre las cuales la universalidad figura entre las más importantes (la ausencia de universalidad minó seriamente la legitimidad política de las negociaciones de la OCDE sobre el AMI). No obstante, la elección de la organización con sede en París podría encontrar serios inconvenientes, de los cuales el principal problema sería, evidentemente, la ausencia formal de uno de los principales protagonistas del debate, Estados Unidos, cuyo estatuto de observador en la UNESCO es una fuente de complicaciones evidente. La eficacia burocrática relativamente limitada de la organización y su falta de peso político frente a la OMC también deben ser consideradas inconvenientes de la UNESCO.

VI. Conclusión

La cultura mantiene, por naturaleza, una relación ambigua con la economía, el comercio, la inversión, la competencia y sus modos y reglas de funcionamiento. Por un lado, la cultura como conjunto de actividades pertenece, a todas luces, al ámbito de la economía en el sentido de que todas las actividades calificadas como culturales –incluso las menos mercantiles y subvencionadas por los poderes públicos– pertenecen a la economía, conocen la articulación entre oferta y demanda. Pero, por otro lado, la cultura, en el sentido de la función social que desempeña o del fundamento de identidad que permite, se sale del ámbito económico ya que no es en absoluto una de estas funciones económicas que reúne un conjunto de necesidades humanas a satisfacer, como la alimentación, la salud, el cuidado de la persona o los transportes.

Así pues, si realmente hablar de cultura implica no olvidar el punto de vista económico, a la inversa, no sería pertinente limitarse a un enfoque económico de la cultura sin tener en cuenta, simultáneamente, un punto de vista propiamente cultural. Esta elección de una “doble mirada”, de tomar en cuenta al mismo tiempo las dimensiones culturales y económicas se impondrá cada vez más como una necesidad. Tras la conferencia de Seattle, las perspectivas que surgen a favor de un instrumento especial que defina las reglas del comercio mundial de la cultura, dentro del respeto de sus especificidades y de la diversidad cultural, demuestran que uno de los grandes temas de los próximos años será la articulación cultura/comercio y, de forma más amplia, la articulación cultura/economía con lo que esto supone de interrelación entre las políticas respectivas.

Aunque ejerza una presión cada vez mayor sobre el sistema internacional (como prueba el creciente número de litigios comerciales observados en los últimos años) y suscite verdaderas preocupaciones en la opinión pública de numerosos países, podemos apostar que la solución a los problemas que el binomio economía-cultura plantea no provendrá únicamente del sistema comercial.

Esta constatación descansa en tres consideraciones. En primer lugar, porque la cultura es ante todo un bien de identidad en la mayoría de las sociedades, un punto de anclaje que une sus diferentes componentes y alimenta el sentimiento de pertenencia a una comunidad de valores, costumbres e ideas. Como hacía observar recientemente el informe Lalumière-Landau elaborado por cuenta del ministerio francés de Economía, Finanzas e Industria sobre los retos de la próxima ronda de negociaciones comerciales multilaterales, “esta necesidad de identidad, de solidaridad y, por tanto, de proximidad entre miembros de una misma comunidad cultural, se expresa hoy con tanta fuerza debido a que, en un contexto de globalización de los mercados, choca con una tendencia hacia la creciente homogeneización de los comportamientos, los hábitos de consumo y los estilos de vida. Una gestión armoniosa de las tensiones surgidas de este enfrentamiento es fundamental. Sin ella, las mejoras en eficacia y en bienestar que permite la creciente integración de las economías podría verse amenazada”.

Una segunda razón por la cual la consideración de la interrelación entre el comercio y la cultura debe superar el ámbito por naturaleza restringido de la política comercial se debe al hecho de que, tal y como fue descrito con anterioridad, el juego normal de las fuerzas del mercado no conduce a un ideal social en materia de diversidad cultural. En efecto, las deficiencias del mercado que ocasiona la combinación de economías a escala y de estructuras mercantiles de oligopolio en materia de producción y distribución de productos culturales (en especial, en materia de producción audiovisual, pero también en determinados segmentos de mercado relacionados con la edición) no conducen forzosamente al mantenimiento de la diversidad de las culturas y de las producciones culturales. Además, estas carencias justifican el recurso casi universal a medidas de apoyo a favor de la creación artística y de los creadores nacionales. Sería oportuno que el sistema comercial tomase nota de esta realidad y eliminase del ámbito sancionador cierto número de medidas de apoyo a las industrias culturales y, dado que ya es posible, subordinase el sector a unas normas de buena conducta comerciales basadas en los principios tradicionales de buscar la transparencia, no discriminar y minimizar los efectos de distorsión en el comercio y la inversión.

Una tercera razón para ampliar el debate proviene más concretamente de la necesidad de que el orden político haga valer su superioridad sobre el orden comercial y económico cuando se trate de la interrelación entre comercio y cultura. Este requisito político previo debe permitir afirmar –y lograr que sea reconocida por la comunidad internacional– la legitimidad de defender y promover la idea de diversidad cultural, tanto en el plano nacional como a escala planetaria. En efecto, sólo mediante este reconocimiento previo (y su puesta en práctica en cada uno de los Estados que lo suscriban) se podrán plantear discusiones más elevadas y productivas sobre la oportunidad, la naturaleza y los límites de disciplinas comerciales multilaterales eventuales que afecten a las industrias culturales.

Pero no hay razones para creer que este diálogo pueda resultar útil o fecundo en una institución por naturaleza reduccionista como la OMC, dado el estado actual de la reflexión internacional sobre este tema. Así pues, para aquellos miembros de la comunidad internacional (en especial los países pertenecientes a las tres familias lingüísticas que reúne este coloquio y desean defender la idea de diversidad cultural) es importante tratar de que tenga lugar un debate más amplio sobre estas cuestiones. A este respecto, la UNESCO parece ofrecer el foro más apropiado para tomar en cuenta la pluralidad de perspectivas que deberá sustentar tal debate y proporcionarle una legitimidad política universal. “First things first”, “lo primero es lo primero”, como gustan de recordar los anglosajones.

Desde hace ya tiempo, la Francofonía ha comprendido el importante papel que podía desempeñar al respecto y ha iniciado una reflexión dirigida a “reagrupar a sus tropas” en el seno del espacio geopolítico que le es propio, que es el ámbito natural para la defensa y la promoción de la diversidad cultural. Pero los países francófonos también deben dar ejemplo liberándose progresivamente de las veleidades de cerrarse a los productos culturales extranjeros que surgen de tanto en cuanto en su seno. De este modo, la Francofonía podrá contribuir de forma útil a la larga y difícil labor que debe permitir reconciliar las dos lógicas que la interrelación comercio-cultura plantea: por un lado, tomar en consideración los intereses económicos de la cultura como producto mercantil y objeto comercial y, por el otro, afirmar la legitimidad política de medidas de apoyo públicas para la promoción de la diversidad cultural. Es deseable que los países de habla hispana y portuguesa también apoyen este esfuerzo, una hipótesis que su presencia en esta mesa redonda parece demostrar.

Anexo

¿Qué contenido podría darse a un instrumento multilateral sobre la diversidad cultural?

1. Un preámbulo que articule los objetivos del instrumento así como los principios culturales que lo sustentan. Este preámbulo debería reconocer, en especial, el carácter dual de los productos culturales, al mismo tiempo objetos comerciales e instrumentos de comunicación social. Consideraciones de este tipo serán a todas luces más fáciles de desarrollar en un instrumento externo a la OMC que en un instrumento interno a la OMC, aunque la integración posible de nuevas disciplinas comerciales en materia de normativa laboral o medioambiental se apoyaría, sin duda, en consideraciones análogas.

2. Disposiciones preliminares que establezcan el alcance del instrumento y definan los conceptos fundamentales que en él subyacen. La definición de lo que debe entenderse como productos o industrias culturales deberá recibir una atención muy especial a este respecto. Lo mismo ocurre con el concepto de “diversidad cultural” que debería explicarse incorporando al mismo tiempo la idea de preservación de las culturas nacionales y la idea de apertura a las demás culturas y a su producción (incluso a través de la inversión y de la movilidad de las personas).

3. Disposiciones que favorezcan el acceso a una producción cultural diversificada. Entre las cuestiones que pueden ser abordadas bajo este epígrafe, hay que mencionar:

4. Disposiciones que favorezcan la preservación de una presencia cultural en el territorio y la preservación de las lenguas. Habría que interesarse, en especial, por los diferentes tipos de instrumentos de intervención del Estado en el ámbito cultural (subvenciones, control de la propiedad, exigencias de contenido, acuerdos de coproducción y codistribución, empresas estatales, etc.) buscando una mejor delimitación de sus influencias en el comercio y la inversión así como la definición de un margen de maniobra por parte de los gobiernos aceptable en relación con los objetivos que se persiguen. Se trata, ciertamente, de un ejercicio complejo pero que no está en absoluto fuera de alcance, tal y como demuestran los trabajos ya debatidos en el seno de la Francofonía sobre este tema (14).

5. Disposiciones relativas a la remuneración de los creadores (derechos de autor y derechos adyacentes). En primer lugar, convendría recordar la importancia de una puesta en práctica eficaz de los compromisos adquiridos con la OMPI y de la OMC. A continuación, se podrían contemplar unas disposiciones que precisasen la situación de los derechos de autor en el contexto de las nuevas tecnologías, en especial, el comercio electrónico.

6. Disposiciones que favorezcan el establecimiento de vínculos con otras organizaciones gubernamentales que operan en el ámbito cultural. Estos vínculos podrían variar dependiendo del ámbito de actuación del instrumento y en función de su contenido. En el plano de la legitimidad política, también podría ser interesante prever una fórmula de acercamiento y de cooperación institucional con las organizaciones no gubernamentales que operan en este ámbito.

7. Disposiciones que traten más específicamente los problemas de los países en vías de desarrollo en el ámbito cultural. Este también es en problema difícil, sobre todo si pensamos en la circulación de las personas. Pero también es una condición sine qua non si queremos interesar a los países en vías de desarrollo. Podemos pensar, por ejemplo, en medidas tendentes a facilitar la distribución en los países desarrollados de los productos culturales procedentes de los países en vías de desarrollo.

8. Disposiciones que favorezcan una solución amistosa de las discrepancias en el ámbito cultural (salvo, evidentemente, si el acuerdo está subordinado a la OMC, en cuyo caso, se aplicaría el mecanismo de solución de discrepancias de dicho organismo).

Una cláusula de acceso claramente abierta a nuevos miembros. Dado que hablamos de un instrumento exterior a la OMC, hay que comprender que la fuerza de este instrumento es directamente proporcional al número de firmantes. Por lo tanto, es necesario favorecer, en la medida de los posible, las nuevas adhesiones.

Notas

(1) Dirección de Intercambios de la OCDE y Non-resident Fellow, Center for Business and Government – John F. Kennedy School of Government – Harvard University. Las opiniones expresadas en este texto son personales y no deben ser atribuidas a la secretaría de la OCDE o a sus países miembros.

(2) Unesco (2000), Réunion du Comité d’Experts sur le Renforcement du Rôle de l’UNESCO en vue de Promouvoir la Diversité Culturelle à l’Heure de la Mondialisation, Documento de trabajo, 21-22 de septiembre, p. 6.

(3) Ivan Berner y Pierre Sauvé, Le cycle de négociation du millénaire : quels enjeux pour la francophonie ? Documento de trabajo para la concertación francófona en el marco de las negociaciones de la OMC de la ronda de Seattle. Agencia intergubernamental de la francofonía, octubre de 1999, en especial, parte II pp. 5 y siguientes.

(4) Ver François Rouet (2000), Le soutien aux industries culturelles dans l’aire francophone : Modalités, Enjeux et Incidences, texto elaborado para la II concertación intergubernamental de la francofonía sobre el tema: La promoción de la diversidad cultural, París (12 de diciembre).

(5) Unesco, Commerce, culture et mondialisation : questions et réponses, abril de 2000.

(6) Este fenómeno es tan sólo un aspecto pero el más evidente de la globalización de la cultura, como subraya el etnólogo Jean-Pierre Warnier en La mondialisation de la culture, Colección Repères, ed. La Découverte, París 1999.

(7) Véase Pierre Sauvé (2000), Le Traitement des Produits et Services Culturels dans les Accords Commerciaux, texto preparado para la II concertación intergubernamental de la Francofonía sobre el tema: La promoción de la diversidad cultural, París (12 de diciembre). Este texto ofrece un rápido repaso de los acuerdos e instrumentos comerciales multilaterales, regionales o bilaterales que hacen referencia a la cultura y a los productos culturales. Pese a que su tratamiento sea, en esencia, parcial o reduccionista ya que ignora una multitud de instrumentos internacionales que operan en el punto de interrelación entre la cultura y temas tan variados como los derechos de las persona, la cohesión social, la cultura y el desarrollo o la promoción de la diversidad lingüística, este artículo aporta, sin embargo, un esbozo sobre la multiplicidad y diversidad de los instrumentos internacionales relacionados con la cultura y los productos culturales tal y como han sido desarrollados e incorporados en diversos acuerdos cuyo aspecto más destacado es la dimensión comercial. El concepto de instrumento internacional subyacente remite a una gama muy variada de textos internacionales, que van de la simple recomendación a los acuerdos internacionales de carácter obligatorio, pasando por las resoluciones, declaraciones, decisiones, cartas y planes de acción. Su característica común es su origen al mismo tiempo internacional y estatal, lo que excluye, entre otros, los textos procedentes de organizaciones no gubernamentales.

(8) Esto es menos cierto en el caso de los acuerdos bilaterales.

(9) A este respecto, véase David Throsby, “Le rôle de la musique dans le commerce international et le développement économique”, Unesco, Rapport mondial sur la culture 1998, p. 215.

(10) J. Sinclair, “Media and Cultural Industries: an Overview”, CIRCIT Newsletter, Vol. 4, No 5, agosto de 1992, pp. 3-4.

(11) Esta concepción se asemeja claramente a la destacada por la Unesco durante la proclamación de la “Década mundial del desarrollo cultural”.

(12) Para una argumentación completa sobre las razones a favor de la preservación de la diversidad cultural en un contexto de creciente globalización de la economía, ver Yvan Berner y Dave Atkinson (2000), Mondialisation de l’Économie et Diversité Culturelle : les arguments en faveur de la préservation de la diversité culturelle”, texto preparado para la II concertación intergubernamental de la Francofonía sobre el tema, “La promoción de la diversidad cultural”, París (12 de diciembre).

(13) La hipótesis de una integración en la OMC es, sin duda, la más interesante desde el punto de vista de la eficacia. Pero también es la más difícil en el plano de la realización en la medida en que cuestiona normas jurídicas fundamentales (tratamiento de nación más favorecida, tratamiento nacional, etc.) y se inscribe en un contexto de negociaciones comerciales en el que los intereses de unos se enfrentan a los de los otros dentro de una perspectiva más específicamente económica. En este contexto, el establecimiento de un consenso no resultaría fácil y sólo se concretaría a cambio de concesiones relativas al control de las acciones de los Estados en el ámbito cultural que, a todas luces, no se encontrarían en un instrumento exterior a la OMC. Con todo, mediante un mejor equilibrio entre el respeto de las reglas del comercio, por un lado, y la necesaria flexibilidad en materia de política cultural que, por otro lado, puede generar, un instrumento dentro de la OMC podría, a largo plazo, requerir una mayor legitimidad política.

(14) Ver François Rouet (2000), op. cit.

Tres espacios lingüísticos
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |